Integrantes

Quiénes somos?

Médicos de la provincia de Tucumán, mediante esta Declaración, manifestamos nuestra firme e innegociable defensa de la Vida Humana desde la concepción y hasta la muerte natural, rechazando todo procedimiento voluntario que busque destruir dicha vida en cualquiera  de sus etapas, especialmente durante su desarrollo intrauterino (aborto provocado).

La ciencia ha demostrado que la vida humana comienza con la concepción, también llamada fecundación, es decir la unión del óvulo y el espermatozoide. A partir de ese momento existe un nuevo individuo humano, con identidad propia, distinto de sus progenitores, con código genético único, irrepetible, autónomo, que crecerá y se desarrollará de manera coordinada, continua y gradual.

 

Hacemos propias las expresiones de la Academia Nacional de Medicina en su Declaración del 30 de septiembre de 2010, ratificadas recientemente:

 

“La salud pública argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, la vida de la mujer y la del niño por nacer. La obligación médica es salvar a los dos, nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige la muerte como solución. Destruir a un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano”.

 

Es por lo expuesto que ratificamos nuestro deber, como profesionales de la Medicina, de cuidar y defender las vidas del binomio madre-hijo, evitando la muerte de seres humanos en su etapa prenatal, previniendo de esa manera los daños físicos y psicológicos que causa el aborto provocado.

 

Tucumán, mayo de 2018